UNA DE AMOR PARA BENICIO

Llegó a San Sebastián antes que sus compañeros de película. Le gusta disfrutar de la ciudad y su ambiente. Les allanó el terreno a John Travolta y Oliver Stone, con los que presentóSALVAJES. Un trío de hombres de raza que completó un intenso fin de semana con sobredodis de estrellas de Hollywood..

Me recibe vestido con un impecable Hugo Boss en negro azabache, el mismo tono de ese pelo que -por contraste- hace resaltar aún más sus ojos azul añil. Parece que tiene prisa porque comenzamos la entrevista media hora antes del horario previsto. “Aún no he comido”, me dice. “Anoche salí de juerga y aún no he conseguido organizar mi cuerpo”. Su publicista Robin Baum, una de las más prestigiosas de L.A., sonríe al oír la confidencia. Ella está acostumbrada a los horarios de sus artistas. Lleva las agendas de Johnny Depp, Chris Hemsworth (marido de Elsa Pataky) y Antonio Banderas entre otros muchos. El malagueño me la presentó hace años, durante la promoción de LA MÁSCARA DEL ZORRO y, desde ese día, nuestra relación es más que cordial.
A pesar del trasnoche y la paliza de la promoción, Benicio tiene buena cara. “Soy un profesional”, comenta sonriendo. Sus características ojeras apenas son perceptibles. Es más, diría que incluso le sienta bien disfrutar de una buena juerga porque nada indica en su piel el exceso de horas atrás. Comenzamos nuestra conversación en el mismo momento que John Travolta y Oliver Stone se preparan, en la habitación contigua, para las que también les tocan.
Está encantado con su personaje en SALVAJES (Universal), lo que no es de extrañar porque para ellos el último trabajo siempre es el mejor. Luego, años más tarde y con la perspectiva que da el tiempo, acaban por reconocer que ésta fue una “metedura de pata” y aquella tuve que haberla interpretado. Asegura que no pudo decirle que no a Stone “porque es un clásico, que sigue haciendo un cine comprometido”. Hablamos de la vanidad del actor y del posible “choque de egos” con Travolta. “Para nada, más bien todo lo contrario. En una escena con él, en la que yo tenía un protagonismo relativo, le dijo a Oliver que tenía que hacer ésto y lo otro para que yo tuviese más presencia. Podía haberse callado y ser el centro de la escena, pero John es un compañero muy generoso”.
Si uno sigue la trayectoria profesional de Benicio, se dacuenta de un cierto encasillamiento en personajes agresivos, psicópatas, oscuros, comprometidos, duros. Echo en falta una comedia, una romántica o un drama ¡si me apuras!. “Y yo ahora también”, reconoce. “Ten en cuenta que no siempre he podido escoger las películas que me gustaría hacer. Nunca es tarde y estoy seguro que algún día daré la sorpresa. Me apetece una comedia o una romántica ¿por qué no?”.
El órdago está lanzado. Sólo falta que algún director sustituya pistolas por besos, puñetazos por caricias. El talento y los ojos azul añil del protagonista harán todo lo demás…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.