EL HONOR DE TOM HANKS

El festival de cine de Roma es el único, de todos los que conozco, que define su certamen como FESTA DEL CINEMA, porque eso es lo que debe suponer ir al cine. Una fiesta. Y, con esa premisa, convierte sus diez días de proyecciones en un abanico de propuestas para todos los gustos.

Una de esas propuestas más sugestivas e innovadoras del festival son unos encuentros de las celebrities con prensa y público. Previamente a ellos, los periodistas también hemos tenido nuestro momento “en exclusiva” con el talent correspondiente, al que tienes delante sin las incómodas mesas que no hacen más que marcar distancias.

tom-hanks-4

En esta undécima edición de la “Festa del Cinema”, el doblemente oscarizado Tom Hanks ha sido el protagonista absoluto del primer día de festival. Estar con él o poder entrevistarle es una aventura de lo más gratificante para el interlocutor. En la distancia corta gana muchos enteros. He tenido ocasión de entrevistarle en tres ocasiones y siempre tengo ganas de más. Sus ruedas de prensa parecen conversaciones de amigos. Son tantas las ocurrencias, improvisaciones y anécdotas que comparte en cada encuentro, que hay que grabarle de principio a fin porque no sabes qué momento se convierte en ese instante de oro.

Supongo que su veteranía y sentirse valorado por todos,  le invita con tranquilidad a “no morderse la lengua” ante ningún tema por impopular o controvertido que sea. Por ello, a la pregunta de cómo imagina una América con Trump, el actor -al igual que hace días Robert De Niro- no escatimó destructivos apelativos hacia el candidato. “Ya que estamos en un festival”, terminó diciendo, “si sale vencedor, los americanos viviremos cuatro años de una fiesta de mierda”.

ROME, ITALY - OCTOBER 13: Tom Hanks attends a photocall on October 13, 2016 in Rome, Italy. (Photo by Vittorio Zunino Celotto/Getty Images) *** Local Caption *** Tom Hanks
foto: Getty Images (Roma Cinema Fest)

Mucho más distendido se mostró llegado el momento a recordar su trayectoria y jalonarla de anécdotas vividas en ella. “Muchos me preguntais por “Sully”, la película en la que trabajé a las órdenes de Clint Eastwood y que se estrena en breve. Os intriga cómo es como director y qué manera tiene de rodar. Tengo que deciros que es tan excepcional como lo es como actor. Clint es un hombre tranquilo que, después de rodar tantas películas del oeste, trata a los actores con la misma delicadeza y cuidado que a los caballos. No levanta la voz, apenas notas que está en el set de rodaje. Acostumbrado al alboroto y griterío de los demás en los días de rodaje, él es un remanso de paz. El primer día de rodaje yo estaba esperando que me dijera ¡acción! para comenzar la escena. No decía nada, solo hacía círculos con el dedo índice de la mano derecha y, como una ola, el resto de su equipo hacía el mismo gesto. Eso era el sinónimo de ¡acción! (risas). Y, al terminar la escena, en lugar de gritar ¡corten!, solamente oía su voz profunda decir: “perfecto, bien hecho”. Realmente es una aventura increíble trabajar con él”.

ROME, ITALY - OCTOBER 13: Tom Hanks attends a photocall on October 13, 2016 in Rome, Italy. (Photo by Vittorio Zunino Celotto/Getty Images) *** Local Caption *** Tom Hanks
foto: Getty Images (Roma Cinema Fest)

Al hablar de Spielberg, otro genio de nuestro tiempo, no economizó buenas palabras para quien “comenzó siendo un director más en mi carrera y, con el tiempo, se ha convertido en mi amigo, socio y compañero de muchas aventuras. Hemos rodado cuatro películas juntos y, por fortuna, han sido reconocidas por el público. Nos entendemos muy bien y eso ayuda mucho. Recuerdo una escena con Di Caprio en “Agárrame si puedes”, en la que hablábamos por teléfono, y le pregunté a Steven cómo tenía pensado que la hiciéramos. “Tienes una mesa y un teléfono. Haz lo que sabes”, me dijo. Esa confianza es un plus para los actores”.

tom-hanks-1

En ese ambiente de sobremesa, como la de un almuerzo entre conocidos, se desarrolló una larga conversación con Hanks. Hora y media de anécdotas, confidencias y muchas risas porque, la vis cómica de la pantalla, se ha instalado en su habitat natural. En él nada es forzado, parece la que vanidad ni le roza y que se siente afortunado del hombre que ha conseguido ser. Así lo expresó al recibir el Premio Honorífico a toda su carrera de manos de la leyenda italiana, Claudia Cardinale. Después de “lanzarse flores” de manera recíproca, el actor dio por terminada una jornada “emotiva, que me ha reconocido como hombre de cine con honor”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s