DEPP & KORTAJARENA

«Donde esté Kortajarena ¡que se quite Depp!», me dijo una periodista americana estos días en Venecia. Y es que, en todo buen festival que se precie de serlo, non solo pisan su «red carpet» aquellos talents que presentan sus propuestas cinematográficas, sino también aquellos que quieren posicionarse en el mercado o asistir a las fiestas de renombre que, de manera paralela a la Mostra, se celebran en los palacetes venecianos a ambos lados del Gran Canal.

Jon Kortajarena 2

La presencia de Jon Kortajarena, el modelo vasco que levanta pasiones a su paso, se debe a esta segunda opción. Contar con él es un reclamo para la prensa internacional y, por tal motivo, Chopard y Vanity Fair quisieron tenerle en su photocall, lo que hizo que media Venecia se revolucionara con su presencia. La otra media estaba pendiente de Johnny Depp quien, junto a Dakota Johnson, se paseaba por la alfombra roja del festival, donde horas antes había presentado BLACK MASS, interpretando a un despiadado gangster que encandiló a un sector de la prensa, dejando frío a otro debido al exceso de maquillaje de un actor que se siente muy a gusto con aderezos de eye liner, sombras de ojos y algún que otro brillo.

Actor Johnny Depp (R) and his wife Amber Heard (L) attend the red carpet event for the movie "Black Mass" at the 72nd Venice Film Festival in northern Italy September 4, 2015. REUTERS/Stefano Rellandini

Depp apareció sonriente, accesible, con unos kilos de más y acompañado de su reciente esposa, Amber Heard, una rubia escultural, vestida con un entallado Armani negro con escote corazón. Él de impoluto smoking, con el que no pudo ocultar sus nuevos tatuajes en la palma de la mano y sus dedos con estratégicas tiritas. Pero Depp no sería él sin su corte de pelo de estética imposible, dientes con fundas de oro y pendientes muy al estilo Jack Sparrow. Aún así, su presencia ha sido de lo más potente que ha pisado la Mostra.

Depp y Dakota

Su carisma y talento le convierten en un actor de los de verdad. Misterioso, rebelde y versátil, asegura que ser actor es un trabajo de niños. Sin embargo, confiesa sin rubor su adicción a las películas arriesgadas. Habla susurrando, se ruboriza cuando alabas su capacidad interpretativa y sigue siendo tan alérgico a la prensa como a las listas de los más sexys. Tal vez por eso, como diría aquel «ni estará, ni se le espera» en el próximo festival de cine de San Sebastián donde BLACK MASS (Warner Bros) será defendida por su director, Scott Cooper.  El próximo 23 de octubre llegará a nuestras pantallas. Será el momento de la verdad, el del espectador que,al final, es el que tiene la última palabra.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.