AMY WINEHOUSE FOREVER

Son unos pocos, los elegidos por un talento que les diferencia, los que sobreviven mediáticamente a su desaparición física. Ésos se convierten en una leyenda que, el paso de los años, no hace más que acrecentar. Y, si a eso le sumas una muerte trágica, la estela es aún más alargada. Casos como el de James Dean, Michael Jackson, River Phoenix o Amy Winehouse son ejemplo claro de esa supervivencia.

Los festivales de cine, en los últimos años, han ido proyectando documentales sobre esas vidas míticas en las diferentes secciones del certamen. CAmy 2annes no podía ser menos y, este año, han seleccionado dos de muy diferente perfil: Steve McQueen: the man & Le Mans, sobre la pasión del desaparecido actor por la velocidad, el riesgo y las carreras de coches, y AMY, la reconstrucción de la vida con final infeliz de la cantante británica.

La familia de la cantante se negó a autorizar, desde el principio, la realización de este documental sobre la fugaz vida de Amy, su éxito como cantante y su caída a la temprana de edad de 27 años. Si alguien va a esperar encontrar algo morboso desconocido, un secreto no revelado o algo no sabido hasta el momento en esta película/documental, no va por el camino correcto. AMY es el resultado de una minuciosa labor de recopilación de imágenes y testimonios sobre la cantante por parte del director Asif Kapadia, que contó con la colaboración de amigos de la cantante -incluso de su ex marido- para conseguir imágenes no vistas hasta el momento, así como testimonios personales de sus años de amistad y relación.

Amy Winehouse vivió cada día como si fuese el último de su vida. Vivió y murió como quiso, aunque de manera equivocada eligió cada uno de esos momentos. Recuerdo los días posteriores a su fallecimiento con absoluta nitidez. En las redes sociales no cesaron las maldiciones contra las drogas, que le llevaron a ese final. Sin dejar de crucificarlas yo también, no hay que olvidar que todos sabemos las consecuencias de sumarnos a esa dependencia. Es nuestra elección hacerlo o no. Y, una vez sumergidos en el caos que eso genera, también está en nosotros dejarnos ayudar para salir del pozo.

Amy 1

Con la perspectiva que da tiempo, uno acierta a pensar que poco debieron poner de su parte los que tenía alrededor y que, no solo le reían las gracias sino que, también, le proporcionaban y alimentaban “sus métodos de evasión”. No hay más que ver las imágenes de su último concierto en Belgrado, donde no acertaba a pronunciar una palabra, se tambaleaba y estaba fuera de toda consciencia. Sus músicos, lejos de haberle prohibido pisar el escenario en ese estado, se muestran risueños y cómplices de esa situación lamentable. Otro dato también para la reflexión..

2 comentarios en “AMY WINEHOUSE FOREVER

  1. Para ser sincera, no la seguía mucho y aunque reconozco que era una estrella siempre me dió pena lo que veía nos quedaremos con todo lo bueno, que seria mucho y… Estoy de acuerdo en todo lo que comentas, Amalia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .