LA BELLA CHARLIZE

Ella es puro espectáculo, un auténtico monumento a la belleza serena y luminosa. Cuando ella aparece ¡se para el mundo!, los flashes ensordecen con su destello y se aceleran las pulsaciones de los que la observan. Charlize Theron fue ayer la dueña de la pantalla, por la mañana, y la reina de la red carpet del Palais du Festival en la tarde/noche. Vestida con un impresionante palabra de honor de Dior, amarillo limón con larga cola que le sentaba como una segunda piel, la imagen de “J´adore” se apoderó de las miradas, envidiosas unas y de admiración otras, en la segunda jornada del festival. Con el pelo recogido es un moño bajo de flequillo despeinado, huyendo de complementos exagerados que restasen protagonismo al diseño elegido, la actriz sudafricana brilló más que sus discretos pendientes de brillantes de Chopard, que conjuntaban con unos anillos espectaculares.

IMG_5222
Charlize Theton y su pareja, el actor y director Sean Penn, en la red carpet de Cannes

Es de las mujeres más impresionantes que he conocido. Siempre recuerdo cuando, en un festival de Venecia en el que tuve que entrevistarla, apareció con unos pantalones pitillo, camiseta blanca, pelo recogido en una coleta alta y la cara lavada. Ni brillo de labios llevaba. Solo una mujer -y más actriz- segura de sí misma, al margen de conocedora de su potencial físico, puede mostrarse así ante la prensa.

Charlize
¡Qué se pare el mundo!

Tiene esa belleza tan características de las musas de Alfred Hitchcok. Woody Allen (que presenta hoy, fuera de concurso, “Irrational Man” con Emma Stone y Joaquin Phoenix) la describió como “una fuerza de la naturaleza” y, en Hollywood, ya le llaman “la Venus rubia“. Nació para ser bailarina, pero su bautismo de fama le llegó en las pasarelas. Dejó sin respiración a media población masculina al lucir, “en todo su esplendor”, como chica Martini y desde sus comienzos, como actriz, ha luchado por demostrar que es más que un cocktail explosivo.

Un Oscar la elevó al olimpo de los elegidos y, desde ese momento, no ha dejado de trabajar. La publicidad no ha podido resistirse a su belleza y ser “una chica 10″ la ha convertido en imprescindible en toda campaña que se precie. Siempre reconoce que le ha costado mucho hacer olvidar su imagen de chica explosiva. “Cuando me fui de casa,con tan solo 16 años y un billete de ida para Italia,no sabía cuál iba a ser mi destino”, me dijo en una entrevista. “Trabajé en las pasarelas de Milán, Nueva York y… no tengo muy buenos recuerdos de aquellas etapas. Me sentí manipulada, humillada. No era feliz. El destino tenía que depararme otras vivencias. Y así ha sido. Dejé las pasarelas y mi vida tomó un rumbo del que hoy me siento muy feliz. Disfruto de la vida que ahora tengo”.

Charlize 3

Una vida que le ha puesto en el camino a Sean Penn, uno de los “chicos malos” de Hollywood por merecimientos propios. Tras cinco años de relación con el también actor Stuart Twonsend, con el que incluso planeó boda, la actriz descubrió que Penn, tras sus matrimonios con Madonna y Robin Wright, era el hombre que estaba esperando. La complicidad de la pareja y el orgullo indisimulado del actor fueron ayer los comentarios en una noche en la que Blanca Suárez, Salma Hayek, Julianne Moore quedaron en un segundo plano mediático ante el huracán Charlize. Me da a mí que alguna va a empezar a preguntar con quién va a compartir “alfombra roja”…

IMG_5224

2 comentarios en “LA BELLA CHARLIZE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .