EL TIEMPO ENTRE COSTURAS

«Me llamo Sira Quiroga y soy costurera. Nunca imaginé que mi destino sería jugarme la vida, cruzando la ciudad de un país extranjero, con un chaleco de pistolas cosido a mi cuerpo».. Así comienza una de las series más esperadas de los últimos tiempos. EL TIEMPO ENTRE COSTURAS, la adaptación televisiva del libro de María Dueñas que ha batido records imaginables, llega a la pantalla de A3 el próximo día 21.

Ya he perdido la cuenta de la cantidad de libros que se han llevado a la gran pantalla. No me atrevería a asegurar que la mayoría de ellos perdieron con el cambio pero, sin duda, la balanza se desequilibra bastante en contra de que la película sea mejor que el original. Esa circunstancia me ha marcado mucho llegado el momento de tener que leer el libro antes de ver la producción cinematográfica. Era una autoprotección ante la posible decepción.

Iba a leer «El tiempo entre costuras» cuando me dijeron, hace ya bastante tiempo, que se iba a ficcionar para televisión. Me vinieron a la cabeza la cantidad de desilusiones almacenadas en mi memoria de esos libros recreados en la pantalla grande. Por si acaso, no quería que esa sensación se repitiera en esta aventura televisiva, que venía precedida por unas loas en masa a la calidad del guión. Sin embargo, ha sido tanto el tiempo que han tardado en materializar esta idea (aletargada aún más por los meses que ha estado la producción terminada en la trastienda de A3 y sin encontrar el momento apropiado de emisión), que decidí leerme el libro y arriesgarme a la posible posterior decepción.


Igual que os digo que hay que ir al cine y juzgar las películas por uno mismo, os invito a comprar la obra de María Dueñas y opinar haciendo caso omiso a lo que podamos deciros los que os llevamos ventaja en la lectura. EL TIEMPO ENTRE COSTURAS, a mi juicio, es un libro escrito con una prosa espléndida y un rítmo vertiginoso, que nos hace viajar a la memoria con nostalgia. De los enclaves coloniales del norte de Africa, a la Lisboa cosmopolita repleta de espías o el Madrid pro-alemán de la inmediata posguerra. Empezar a leer las aventuras/desventuras de Sira Quiroga es un pasaporte a no descansar la vista hasta el epílogo. Los que han podido ver al completo la adaptación televisiva (Boomerang tv) me aseguran que en nada desmerece el guión original.

Hace tres semanas tuve la oportunidad de presenciar -y disfrutar- del primer capítulo de la serie. Fue en un pase privado en la Academia de Cine con asistencia de escritores, algunos periodistas y gente del medio televisivo y cinematográfico. En un discreto segundo plano, como no queriendo ser reconocida, estaba Maria Dueñas. «Quiero vivir esto desde cierta distancia», me dijo en presencia de Marta Rivera de la Cruz ( amiga, periodista y escritora que presenta, la próxima semana, LA BODA DE KATE). «Estoy muy satisfecha porque se ha respetado por completo el guión e, incluso, lo han enriquecido».  Las localizaciones naturales, vestuario, caracterizaciones físicas de la época han dotado de una brillante imagen a la imaginación que desarrollamos en la lectura.

Se ha hecho esperar pero, por fin, la próxima semana se desvelarán las posibles dudas y se pondrá imagen a uno de los fenómenos literarios más reseñables de los últimos tiempos. En unos días, en los que se está poniendo en entredicho la calidad del cine español por ausencia de talento, llega una ficción que cuestiona ese derrotismo… al menos, en parte. Ahora comenzarán «las guerras por la audiencia» y la contraprogramación… pero ese es ya otro largo debate.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.