EL SUEÑO DE CARLOS HERRERA

Ya he perdido la cuenta del tiempo que hace que nos conocemos. Recién llegados a Madrid. Yo desde Pontevedra y él desde Barcelona. Estarán rondando los treinta años. Eramos unos pipiolos ¡vamos!. Desde el primer momento nos hicimos muy amigos y, con el tiempo, llegamos a trabajar juntos en TVE.

Carlos presentaba PRIMERO IZQUIERDA, que dirigía el gallego Pío Núñez, y yo coordinaba los invitados. Por allí pasaron, en aquel momento, auténticas celebridades: Margaret Thatcher, Camarón de la Isla, Curro Romero, Rocío Jurado, Imán, Jacqueline Bisset, el «Superman» Christopher Reeve.. Fueron tantos que tendría que recurrir al baúl de mis recuerdos (que con los años está muy saturado, pero rico en experiencias) para poder enumerarlos a todos.

Esa sí era una época dorada de la televisión. Las anécdotas vividas con todos los invitados tenía que haberlas reflejado en un libro porque, aunque están bien protegidas en los cajones de mi memoria, son dignas de compartir. Desde los quebraderos de cabeza con el viaje semi-secreto de la «dama de hierro» al mano a mano flamenco de Camarón y Curro en el camerino, o los experimentos en la cocina con Will Smith, por aquel entonces «príncipe de Bel Air».

El tiempo, las circunstancias profesionales y, por supuesto, el asombroso talento de Carlos Herrera propiciaron que nuestros caminos se separaran, pero no así la amistad. No hizo falta construir el AVE Madrid-Sevilla para seguir en contacto, aunque ya nunca fue igual ni volvimos a coincidir en un plató de televisión ni estudio de radio. Sin embargo, siempre recurro a él cuando considero que una propuesta se ajusta a su perfil y particular modo de ver la vida.

Cuando surgió la elaboración del Catálogo benéfico DIEZ PERSONAS 10 de Chocrón Joyeros, sugerí su nombre porque su trayectoria profesional se ajusta perfectamente a los principios requeridos para formar parte del mismo. Puede gustar a unos y ser rechazado por otros, pero de lo que no cabe la más mínima duda es de que Carlos ha conseguido una cantidad considerable de «fósforos» incondicionales a lo largo de sus años como profesional de prensa, radio y televisión.

Atardecer en Sanlúcar

Cuando le conté la idea no lo dudó. «Yo quiero estar ahí», me dijo. Lo complicado vino después. Su agenda es digna del ministro más trabajador que, por otro lado, no renuncia a sus desvaríos lúdicos. Después de pensar ese AUTORRETRATO que defina sus debilidades y le «regale» la foto soñada («hay muchas fotos que no tengo y que me gustaría hacerme»), decidimos que Sanlúcar de Barrameda merecía ese privilegio. La hicimos el día de su cumpleaños, recién llegado de hacer el Camino de Santiago. La foto diseñada por Herrera es el fiel reflejo de sus sentimientos, vivencias y personalidad. Como en el caso de Belén Rueda, no puedo descubrirla. Confío que las pistas fotográficas os faciliten la adivinanza..

Fotos: Brian Hallett

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.