DANIEL GRAIG: JAMES BOND SE CONVIERTE EN ALIENÍGENA..

El primer día de rodaje de James Bond se rompió dos dientes. En la primera escena de riesgo, una costilla. Al tercer percance le empezaron a llamar “el pupas”. Los que dudaron, en su momento, de su capacidad para encarnar a James Bond se rinden ahora a su talento. Cientos de leyendas circulan por ahí sobre él. ¿La más excitante?… que le retocan en fotos sus “atributos varoniles” por su insultante tamaño. Ajeno a esas historias, Daniel Craig experimenta con nuevos retos. Antes de encarnar de nuevo al agente 007, el británico ha probado suerte con un alienígena..

 -¿Estaba ya Harrison Ford en el proyecto cuando accediste a rodar la película?

-En aquél momento no. Cuando me lo ofrecieron a mí no era una opción que se contemplase. Todo el mundo decía: “Harrison ni siquiera mirará el guión, no le va a interesar”. Todos estaban muy negativos respecto a su participación, pero nadie se había tomado la molestia de preguntárselo (risas). Y entonces le enviaron el guión y creo que debió pensar “¿De qué leches va todo esto?”, lo mismo que pensé yo cuando lo leí. Los dos aceptamos..

-¿Y te encontraste con un buen compañero de trabajo?

-La experiencia ha sido genial y me siento privilegiado de haber trabajado con él. Es una persona realmente amable, generosa y divertida. Es un actor que quiere hacerlo todo bien. Un tipo encantador”.

-Le precede una fama de todo lo contrario. Ninguno os librais de las leyendas. ¿Alguna de las que circulan sobre tí es real?

-Se han dicho tantas cosas de mí que, si hubiera tenido que hacer frente a todo, no habría hecho otra cosa que desmentir rumores en lugar de trabajar.

-¿Produce un regusto especial “cerrar las bocas críticas”?

-No reparo en eso. Y créeme que te lo digo de verdad. Va en el sueldo que no puedas gustar a todo el mundo y hay que saber asumir los rechazos. Toda mi vida he luchado para ser un buen actor. Algunos consideraron que no me merecía el honor de ser Bond, por ejemplo, y he respetado sus censuras con el mismo talante con el que acepté los halagos de quienes veían en mi al perfecto elegido.

-Las críticas fueron, a veces, desmesuradas e injustas. ¿Nunca te hicieron pensar que podían tener algo de razón?

-No te voy a mentir. En un corto espacio de tiempo, me afectaron bastante anímicamente. Me parecía injusto y desmesurado el ataque tan frontal, que me hacía un sector de la profesión, sin darme la oportunidad de demostrar que podía “dar la talla”. Pero cambié el chip inmediatamente, porque no podía dejarme dominar por esos comentarios. Así que me puse “manos a la obra”, hice oídos sordos a los comentarios y me concentré en mi personaje..

-Y los resultados no pudieron ser mejores. Dicen que, después de Sean Connery, eres el mejor Bond..

-Es el mejor halago que puedo recibir, sin duda alguna. Nunca pretendí que me compararan con nadie, porque creo que la clave del éxito de un actor está en ser diferente, en aportar algo que los demás no tengan..

-¿Qué es eso que te hace distinto?

-(risas)A la vista está, no? Soy rubio y de ojo azúl, algo que se ha criticado muchísimo. No soy tan alto como los anteriores Bond y, como ves, soy mucho más rudo que ellos. Habría preferido pasar desapercibido. He tenido una presión añadida que, si no hubiera podido controlar, ahora no estaríamos hablando de éxito. No me arrepiento de lo ocurrido, porque estaba seguro de mi potencial como actor para este trabajo, pero todo habría sido más fácil si nos hubieran dejado trabajar sin especulaciones previas..

– En pocas fechas vuelves a las redes del 007. Dicen que este Bond ha puesto el listón muy alto. Es decir, que tú mismo tendrás que pasar tu propio exámen en cada entrega..

-(carcajadas) ¡¡No lo había visto desde esa perspectiva!!!.No deja de ser paradójico que me tenga que probar a mí mismo. Supongo que tendré que bucear en mis recursos para no aburrir y sorprender al espectador. Ya no valen las leyendas, que han circulado esta vez…

-Te has roto dientes, costillas..¿Cuál de ellas es la verdadera?

-Me ha pasado de todo pero va en el sueldo. Este Bond es un peleón nato, mata de verdad. No te olvides que, si no te magullas interpretando a Bond, es que no lo estás haciendo bien..

-Entonces lo hiciste divinamente, porque tu cuerpo se convirtió en un auténtico mapa de heridas..

-No se me veía la piel, es verdad (risas).Unos golpes, como te puedes imaginar, fueron ficticios y otros ¡¡me los llevé de verdad!!.Forman parte inequívoca del personaje, no se concibe un Bond sin golpes, pistola….

-Y mucha dosis de seducción…

-Ésa es una parte importantísima del personaje. Mi Bond,a pesar de ser más rudo y peleón que los demás, queda completamente desarmado cuando se enamora. Ahí se vuelve vulnerable, blando, humano..

-¿Daniel Craig también es así?

-No soy de los que se parece a sus personajes. Soy vulnerable como Bond ante el amor, me gustan las mujeres, me siento bien cuando estoy enamorado…pero no tengo su británica chulería, por ejemplo. Tampoco soy nada agresivo, ni necesito la venganza para vivir. Mi adrenalina es el día a día, con la gente que quiero, disfrutando de la riqueza que me ofrece mi trabajo. Ese es el auténtico Daniel..

-¿Han merecido la pena todas las renuncias a cambio de llegar al lugar que hoy ocupas?

-No creo que esté en una situación privilegiada. Mi verdadera felicidad está en trabajar en lo que me gusta y poder vivir de ello. No tengo la sensación de haber renunciado nada, de haber dejado cosas sin hacer por el camino. He ido cubriendo etapas y aprovechando las oportunidades, que la vida me ha brindado en todas ellas.

-¿Te reconoces feliz?

-Con altibajos, como todo el mundo, pero básicamente disfruto de una serenidad, que me llena por completo. He sido un niño feliz, tuve mi etapa de adolescente en la que disfrute como el resto de mis amigos y, cuando decidí ser actor, sabía que las cosas no serían fáciles ¡¡pero era lo que quería hacer!!.Sería un ingrato al no reconocer que la vida me ha dado más de lo que imaginé. Gracias a este trabajo he alcanzado uno de mis sueños. No puedo pedir más…

 Entrevista realizada para LOC de El Mundo (publicada el sábado 27 de agosto de 2011)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.