EL SEÑORÍO DE MÍCHEL

Los que le conocemos bien sabemos que es un señor hasta en la derrota.Después de tres años entrenando al Getafe,Míchel vuelve a estar “libre y en el mercado”.Su nota de despedida del club azulón no es más que el reflejo de una persona agradecida,prudente,que no ejercita el rencor.Podría haber dicho muchas cosas sobre lo ocurrido en los últimos meses,pero nunca oirás salir un mal sentimiento de su boca.Hay veces que le hemos dicho:”habla,cuéntalo todo”,pero sus principios de dignidad son inalterables. 

Siempre ha sido un hombre familiar.Su vida,como futbolista en activo,le privó de disfrutar de los suyos como hubiera deseado.Ahora recupera el tiempo perdido porque “he descubierto muchas cosas,que no había podido saborear antes.Estoy disfrutando espléndidamente de mis hijos,de mi relación de pareja con mi mujer,de aprovechar al máximo la compañía de mis amigos.Ahora me siento un hombre más cuajado…y me estoy dando cuenta de muchas más cosas.El haber trabajado en los medios de comunicación me ha enriquecido muchísimo..en todos los sentidos.Soy un hombre absolutamente distinto al que dejó de jugar al fútbol”.

 Siempre supo que lo suyo era “hacer travesuras” sobre el césped…”De pequeño,siempre le pedía balones y botas a los Reyes Magos.Soy de los que cree en ellos,porque siempre me han traído lo que les he pedido.Aún hoy en día,estoy encantado con el empujón que me dieron para ser futbolista.Yo tenía claro lo que quería ser,pero ellos me echaron una manita”…

                   Eran sus comienzos en el barrio que le vió nacer…a las afueras de Madrid.Hoy,que reconoce tener más de lo que nunca soñó,todavía vuelve la vista atrás para recordar a aquél niño de barrio,que soñaba con llegar lejos…”recuerdo absolutamente todo de aquellas vivencias.Me siento muy honrado cuando me identifican como un chico de barrio.Muchas de las cosas que he aprendido y a las que retorno,cuando todo me va bien,son las de mis comienzos,a aquellos recuerdos en los que veía que cualquier cosa me hacía feliz”.

                   Eran tiempos en los que ya apuntaba maneras de dandy,a pesar de que su físico nada tenía que ver con la apostura que ahora levanta pasiones…”era bajito y regordete.Me llamaban “michelín” y,¡¡ya ves!!,con el paso de los años me quedé en Míchel.Todo el mundo me llama así.Lo de José Miguel queda reducido al carnet de identidad”.Sin embargo,lo que sí tienen en común Miguel,el del DNI, y Míchel,el apasionado futbolista,es la coherencia,la disciplina y la generosidad que,en ambos,echan raíces..

 En un mundo en el que casi todo lo importante es ficticio,este hombre es un soplo de aire fresco.Gran parte de su encanto reside en su aplastante sinceridad,ésa virtud que llevada a su extremo más radical puede llegar a convertirse en defecto,pero en él suena a declaración de principios porque…”gran parte del éxito,que haya podido conseguir a nivel profesional,ha sido gracias a la seguridad y confianza que me ha dado mi mujer.Merche no sólo ha sido mi mejor fan,sino también una gran asesora y un gran contrapeso.Y eso me ha servido de mucho…Sin decirme cosas,solamente con sus gestos y su apoyo,ha conseguido que yo rectificase y eligiese otros caminos por los que seguir.Y lo que es más importante,me enseñó a salir de mis errores.Me duelen sus “capones” porque me los dice sin gritarme y eso hace que piense que,con la seguridad con la que me los está dando,me van a hacer bien”.

Si existiese la perfección matrimonial,me atrevería a decir que son el espejo perfecto a tener como referencia.Se conocen desde la adolescencia.Míchel tenía 16 años,Merche uno menos.Le costó ligársela pero,una vez que lo logró,se convirtió en su mejor premio..Discreta como pocas,ella siempre ha sido esa balanza en los momentos de éxito desmesurado..”la estabilidad me la ha dado siempre mi familia.He tenido la gran suerte de conocer a una mujer que,en ese sentido,como no he necesitado grandes excesos,ha hecho que yo –para estar a su altura- tuviese que subir varios peldaños en cuanto a la humildad,a la lógica y a la sensatez.En ese sentido,nuestra vida ha sido tan normal y tan poco expuesta a la curiosidad pública,que ha hecho posible que sea tan estable”.

         Llevan juntos más años de vida que separados.Han pasado por todas las etapas personales y profesionales imaginables.Juntos han conocido el éxito “sin paliativos” de Míchel,han sufrido sus lesiones y “pagado” sus arrebatos de pasión futbolística.Alguien le llamó,en su momento,”l´enfant terrible del Real Madrid” y todo porque,tal vez,nunca entendieron que la camiseta blanca nadie la sintió de verdad como él..”no hay mejor reacción positiva que aprender de los errores.Las veces que me equivoqué conseguí que mi personalidad fuese más estable,más férrea,más sólida.Esos errores me enseñaron a conocer el camino que tenía que elegir.Las puertas las abre y las cierra uno,así que ya sabes cuál no tienes que volver a intentar abrir”…aunque,como Aries de pro que es,en alguna ocasión,tropezó por segunda vez con la misma puerta pero…”he tenido la suerte de hacer de mi pasión un ideal y una manera de vivir.En absoluto me arrepiento de nada por lo que he pasado.Al contrario,muchos errores te dan mucha más personalidad y mucho más carácter”.

 Míchel lo tiene bueno.Es difícil verle amanecer de mal humor.Reconoce que sería injusto estar molesto cuando la vida le ha dado tanto.Su mejor terapia es recordar lo que tenía cuando soñaba con ser simplemente futbolista..y compararlo con lo que hoy disfruta.Es un ejercicio de humildad “que hago casi todos los días.Lo hago con orgullo.No tengo rabia ni un sentimiento negativo sobre nada.Soy una persona positiva y que piensa que siempre ha tenido mucha suerte y,sobre todo,tengo que saber aprovecharlo porque soy un privilegiado de verdad.El mirar atrás me sigue reafirmando en la idea de que ese privilegio me sigue favoreciendo”..

         Pero incluso los privilegiados tienen que conocer el otro lado de la vida.En la plenitud de su trayectoria profesional,cuando había logrado prestigio,apoyo incondicional de la aficion,estabilidad económica y muchas cosas más,una grave lesión le pone a prueba..En el mismo instante en el que se rompió su rodilla,él sabía que ya no volvería a ser el mismo.Quirófanos,rehabilitación,dique seco..El banquillo se perfilaba como la última morada para quien apenas sabía lo que era ser suplente.Su perseverancia le hizo superar todos los inconvenientes que el destino le puso en su camino.Y a la edad en la que otros acaban un master y empiezan a trabajar,Míchel dijo adiós a su gran pasión..”y hoy daría todo lo material que tengo por volver a jugar.Me quedaría con mi mujer y mis hijos y lo demás lo daría todo:mi casa,el dinero que haya podido ganar,el coche,mi ropa..TODO por volver a intentarlo”..

Ha descubierto una vida nueva.Ha sorprendido a todos con su reciclaje profesional y humano.Tiene tanta dignidad para todo,que nunca aceptaría realizar un trabajo si no tuviese la certeza de que lo haría “casi perfecto”..Sus transmisiones en televisión parecían hechas a su medida,sus comentarios en radio eran la prolongación de su pasión por el deporte y,por si no tuviera futuro en los medios de comunicación,hizo un curso de entrenador,lo aprobó a la primera “con nota” y -en los últimos años- se ha dedicado a transmitir su experiencia .Es la muestra más evidente de que hay vida más allá del fútbol..”mucha,muchísima vida.Eso sí que no lo sabes hasta que lo dejas.Uno piensa que va a dar un salto al vacío y que esto se acaba…pero hay tanta vida que,incluso,uno no está preparado para que haya tanta.Siempre piensas que la vida es corta y que se pueden hacer pocas cosas.Si de algo vale mi experiencia,recomiendo al que venga detrás de mí que no piense eso”.

         Está más cerca de los cincuenta que de los cuarenta,pero tiene la ilusión de un chaval que –cada día- descubre cosas nuevas en la vida.Hay aún mucho en él de aquel niño regordete,que suspiraba por salir de clase y darle patadas al balón.Por dentro,ha revalorizado sus virtudes y enmascarado sus defectos.Por fuera,conserva esa apostura que le hizo famoso entre “La quinta del Buitre”…”me cuido,ésa es la verdad.A veces digo en broma que mi mujer me tiene amenazado:jubilado sí,pero gordo no..La verdad es que no tengo una gran pasión por la comida.Me gusta comer bien,pero poco..No tengo adicción a cosas que me pueden hacer engordar (cervezas,alcohol..)…y me gusta cuidarme porque la persona que tengo a mi lado se cuida..¡¡y se cuida mucho!!,así que tengo que estar a su altura”..

Un día José Luis Garci le dijo que “el niño de barrio,que sale elegante,tiene más clase que nadie”…en una alusión directa a su interés por la imagen.A Míchel le gusta vestir bien,en la intimidad y en la calle.En más de veinte años de amistad,no recuerdo haberle visto jamás con mal aspecto.Tiene la suerte de parecer limpio y elegante hasta embadurnado de barro después de un partido..”la elegancia es algo innato,creo que no tiene nada que ver con la forma de llevar la ropa.Yo la relaciono directamente con la manera de comportarse.Yo no creo que sea un tipo elegante ¡¡ni mucho menos!!.Soy una persona que se fija mucho en los detalles,que está pendiente de muchas cuestiones que,para muchos,pueden parecer de menor importancia.Yo lo que hago es aprender de todo y estar pendiente de todas las cosas que me parecen que pueden mejorar mi comportamiento”.

 Aprende de cada gesto,de cada palabra,de cada situación en la que los demás ni reparan.Una vez que ha descubierto que la vida le tiene preparadas muchas sorpresas,él sólo aspira a tener el tiempo necesario para saldar las deudas pendientes con ella…”he disfrutado tanto siendo futbolista que,cada día,me he ido preparando para el momento en el que todo se tendría que acabar.No he podido demostrarlo hasta que he dejado de jugar.Los que me rodean,los que me quieren,siempre me decían:¿qué vas a hacer sin jugar al futbol…con lo apasionado que eres?.Yo siempre les decía que sí popdría hacerlo,que ya verían,que seguiría apasionado por el fútbol..pero desde otro ámbito y con otras intenciones,procurando devolverle al fútbol todo lo que me ha dado.Esa transición de futbolista activo a “retirado” la he llevado mejor de lo que mucha gente esperaba.Así que esa apuesta…¡¡la he ganado!!”..

Y os aseguro que las gana todas.No le gusta perder “ni a las chapas”.Si alguna vez apostais con él..hacerlo a “caballo ganador”,que es a lo que él siempre juega…

Un comentario en “EL SEÑORÍO DE MÍCHEL

  1. Amalia,por fin!!!!!me dijistes hace tiempo que ibas a dedicarle un articulo a tu amigo Michel y mi amor platónico.Sabes que no estoy pasando un buen momento personal,esto ha hecho que me anime un montón.Mil gracias Amalia,si supieras lo que me estas ayudando alucinarías,con esos mensajes en twitter,tus últimos artículos.GRACIAS

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .