NO HAY FINAL FELIZ: PATRICIA RATO Y ESPARTACO SE DIVORCIAN

Siempre se ha dicho que, tras la tempestad, llega la calma. Y así lo estoy sintiendo. Después de unos días succionada por “el fenómeno Cruise”, ahora retomo mi rutina cotidiana, mi vida familiar y el disfrute de los amigos. No hay nada que me guste, llene y serene más que una buena conversación. Y, si es con alguien querido, la sensación no puede ser más placentera.

Eso es lo que sentí días atrás almorzando, en Sevilla, con Patricia Rato. Somos amigas desde que era novia de Espartaco. Mi amistad con el torero propició que la conociera forjándose una complicidad que, con el tiempo, se convirtió en una profunda amistad, algo que ni su separación matrimonial ha podido quebrar.

Nos debíamos este encuentro desde hace tiempo. Habíamos hablado por teléfono últimamente, pero faltaba esa conversación que nos ayudara a “ponernos al día”. Estaba al tanto de la debilidad de su estado de ánimo, del dolor que llevaba por dentro, tal vez por ello quería encontrar el momento oportuno en el que su fortaleza le ayudase a hablar sin derrumbarse.

Me encontré a una mujer curtida por el dolor, sin perder una dulzura que siempre admiré en ella, templada de ánimo y con la misma belleza interior, que cautivó –hace más de veinte años- al que ha sido su marido hasta hace unos meses.

Aún sigue haciéndose muchas preguntas y, en momentos de debilidad, se recrimina muchas cosas y se “castiga” un poco pensando que, tal vez, de haberlas hecho de otra forma no habrían desencadenado este final.

No es el momento de pensar sobre “ lo que pudo haber sido y no fue”. Ni de arrepentirse por haber actuado siempre de buena fé, asumiendo –cada dia –  un segundo plano “porque Juan era el importante, el que se jugaba la vida, el que se había ganado el protagonismo” . Patricia siempre caminó dos pasos detrás de Espartaco, algo que le pidió el torero en una ocasión, cuando aún eran novios. Y ella lo aceptó de buen grado porque “estaba ciegamente enamorada y quería hacer todo lo que él me pedía”. Y así lo hizo durante los 22 años que han estado juntos.

Ha sido un matrimonio modelo, con sus subidas y bajadas ¡¡como todo el mundo!!, pero con una estabilidad afectiva que nada hacía presagiar este final. Nunca concedieron exclusivas remuneradas e hicieron pocas concesiones a su vida privada de cara a la galería. Sin embargo, ahora viven “en el escaparate”. Patricia intenta normalizar su vida, pero no es fácil con fotógrafos en la puerta de casa y siendo el centro de atención en las tertulias televisivas. No hay día en el que los rumores no la pongan en el disparadero. El último apuntaba a una posible relación sentimental con Francisco Rivera, amigo de la familia desde niño por la estrecha relación que siempre existió entre Paquirri y Espartaco. Francisco se vió obligado a frenar las especulaciones, enviando un burofax a los medios de comunicación y defender, de esta forma, la dignidad e imagen de Patricia.

A día de hoy, el matrimonio está roto. Tras firmar la pareja, hace unos meses, un convenio regulador para defender los derechos de sus hijos (que el torero no quiso ratificar posteriormente), Patricia ha tomado la decisión, el pasado día 9 de junio, de presentar la petición de divorcio. En un intento por defender la negativa de Espartaco, al no querer refrendar el convenio, su entorno proclama que el torero nunca quiso separarse de su mujer y que, por ello, no ratificó su firma. Lo fácil para él habría sido volver a casa y seguir con la vida que nunca debió abandonar, pero “sus aventuras fuera del hogar” propiciaron la actual situación.

El tiempo pondrá las cosas en su sitio y acomodará los sentimientos. Patricia ya piensa en trabajar y “pasar página” a la vida que llevó con el auténtico amor de su vida. Aunque hay momentos en los que se lamenta de su mala suerte, mirar a sus tres hijos le disipa cualquier mal pensamiento. Hay veces que el destino te da segundas oportunidades. Patricia sólo tiene que pensar que, para ella, la vida empieza hoy. A veces, para ser feliz, hay que empezar de nuevo. Hoy tiene que ser el primer día de su nueva vida…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.